Página 3
     
Imagen
 
Concierto Centenario de Gomez Palacio | "ENSAYO SOBRE LA FUNDACIÓN Y DESARROLLO DE LA CIUDAD DE GOMEZ PALACIO" | Página 2 | Página 3
 
Página 3

   
 
Imagen
GRAN TEATRO UNION
En la noche del 22 de diciembre de 1900, en una gran función de gala, fue inaugurado el teatro Unión por la Compañía Juvenil de Zarzuela Austri y Palacios, poniéndose en escena las obras siguientes: Gigantes y Cabezudos, Fiesta de San Antón y España en París. Se aseguraba
que en el elenco de la compañía figuraba una jovencita llamada Esperanza Iris.
El teatro había comenzado a construirse desde el mes de octubre de 1898 y años después de su inauguración el propietario Vicente Reinoso lo vendió junto con el hotel Unión a una sociedad formada por los españoles Ángel Barquín y Máximo Álvarez.
Contaban que el teatro Unión era uno de los más modernos de aquella época, a pesar de no haberse construido revestido de bellas canteras y mármoles, como los teatros que se habían levantado en otras ciudades más antiguas y que lucieron todo su esplendor en la era porfiriana. EL Unión era un modesto edificio de dos pisos que fue demolido en lo 80´s, pero en aquellos años decían los conocedores, que el estilo arquitectónico de la construcción era gótico, las paredes del frente eran de color café rojizo, ventanas y puertas tenían marcos de cantera y del mismo material eran las columnas, cornisas y remates, en el piso superior tenía ventanas con balcones de barandales de hierro y en las noches de funciones se encendían las farolas exteriores y los que conocieron en esos años, manifestaban que su aspecto era sugestivo y elegante
En su interior el teatro tenía dos balcones de plateas adornados con cortinajes de terciopelo rojo y en la parte superior estaban las gradas para las personas de escasos recursos. En el piso estaba el lunetario que contaba con 400 butacas, el balcón de la planta baja tenía 26 plateas para dar acomodo a 156 espectadores, el balcón intermedio tenía 30 palcos con 250 asientos y arriba en la galería se acomodaban 500 gentes; lo que le hacían tener una capacidad mil 300 personas. En lo alto del techo pendían tres arañas de bombillas y a los lados en los palcos lámparas redondas y el alumbrado era proporcionado por la flamante planta de luz que provisionalmente en los sótanos del molino de harinas El Brillante, ya estaba en operación .
El piso que estaba inclinado era de duelas largas de madera, por medio de un mecanismo manual se podía levantar a la altura del foro y quitándose las butacas se transformaba en amplio salón de baile; al lado izquierdo de la entrada a la sala estaba el cuarto de la máquina que facilitaba la maniobra de levantar el piso, lo que se lograba accionando cuatro palancas que hacían girar un gran cilindro metálico donde se enrollaban los cables con los que se hacía el levantamiento. Siguiendo en el interior del teatro, en el frontispicio de la parte alta del foro tenía pintado un gran listón con la leyenda "año de 1900", luego, a los lados pinturas de doncellas representando las tres gracias: la danza, el canto y la música. La decoración y los telones fueron hechos por los escenógrafos Trinidad Ramírez e hijos, vecinos de Aguascalientes.
El teatro contaba con 16 camerinos para los artistas -y una bodega para la utilería; en el vestíbulo tenía un bar alfombrado con sillones cómodos para los fumadores, en las noches de representaciones los visitantes se quedaban asombrados de ver a las damas luciendo- preciosos atuendos en el vestir y tanto hombres como mujeres se portaban con desenvoltura en sus conversaciones y es que, gran parte de ellos, eran extranjeros, aparte muchos mexicanos habían viajado y algunos conocían Paris y otras ciudades europeas.
En aquellos años el teatro Unión era el centro más importante de la Comarca Lagunera los bailes que se efectuaban eran suntuosos las señoritas llevaban un carnet sostenido del cuello por un listón, donde apuntaban él nombré de los varones qué solicitaban turno para bailar. Se celebraban veladas literarias de aficionados bajo la dirección del licenciado José Zurita, apoderado de la jabonera. Llegaban las grandes compañías de drama, comedia, zarzuela y ópera. Por su modesto escenario pasaron Virginia Fábregas, María Teresa Montoya, María Guerrero y la italiana Tetrazzini, la gran cantante de ópera de fama mundial. El público que concurría a esos espectáculos como los ha de haber disfrutado, tocándole en suerte presenciar el debut de una modesta cantante de Durango que después fue la gran Fany Anitúa, quien había llegado a Lerdo a visitar unos familiares y se presentó en el teatro Unión algunas ocasiones hasta reunir el valor de los pasajes a la ciudad de México, donde inició sus estudios de canto. Después marchó a Italia pensionada por el gobierno porfiristal continuando los estudios hasta llegar a ocupar un lugar destacado entre las grandes cantantes de ópera.
Años después, al llegar el cine mudo, se quitaron las butacas de los palcos intermedios poniendo gradas como en la galería y comenzaron a exhibirse las primeras películas El teatro, vino a menos y sin mantenimiento adecuado, se hizo sucio, infestado de enormes ratas que se multiplicaron al abrigo de la oquedad bajo el piso qué facilitaba su levantamiento años antes. Sin embargo, al transformarse el Unión en cinematógrafo, llenó toda una época, la inolvidable de las películas de episodios como la Huella de la Pelea con William Duncan y e1 Chivato Joe Ryan, la Casa del Odio protagonizada por Pearl White, Eddie Polo y Antonio Moreno, la Moneda Rota por Francis Ford, etc. Además las maravillosas películas cortas de Charles Chaplin y las comedias de bañistas de Mac Sennet.
En los intervalos de esas funciones de cine: por cambio de rollo, en los intermedios y cuando pedían dispensa dé espera por "cinco minutos para cambiar carbones", entonces el maestro Jesús Mena Vázquez o la señorita Julia González y después otros pianistas, entretenían y deleitaban a la concurrencia con la ejecución impecable de los valses en boga: Arpa de Oro, Crisantemas, Cuento en los Bosques de Viena, Sobre las Olas y otras más, al finalizar las funciones tocaban una especie de marcha llamada Nos Fuimos, "que también se escuchaba en el circo Beas.
Por la década de los años veintes, la compañía de revistas de Ema Duval celebraba largas temporadas en el teatro con llenos a reventar todas las noches. La hermosa vedette triunfaba cantando El Relicario y Mi Querido Capitán, bajo la dirección del maestro Ricardo Treviño, apodado Tacos, por lo delgado de su cuerpo. En esas funciones, como último número, el ferrocarrilero Alfonso Martínez, el popular Calandrión que era un buen bailador, acompañaba a una de las tiples de la compañía unas cuantas piezas ante la algarabía de los asistentes de galería, provocándose tantos escándalos que el recto alcalde Casimiro Domínguez prohibió esos fines de fiesta, con el aplauso de los buenos vecinos y las damas de la Vela Perpetua.
En un principio, el precio- de la entrada al cine costaba diez centavos en luneta, ocho en palcos y cinco en galería, tiempo después el periódico El Siglo de Torreón publicaba cupones con los que podía entrar una persona acompañando a otra que había comprado boleto.
Algunos viejos residentes recordaban que también él teatro Unión en algunas ocasiones. se había convertido en palenque, celebrándose sonadas peleas de gallos entre los ricos hacendados laguneros y los ganaderos norteños. Como se ha dicho, el venerable centro de espectáculos ha sido echado abajo por la piqueta demoledora, terminado de esa manera, quizá el edificio más representativo de la ciudad, el lugar donde se reunían padres y abuelos de la mayoría de los habitantes actuales, en los días de principios del siglo.
Desgraciadamente nadie se preocupó por conservar esa reliquia, que con una poca de voluntad se hubiera salvado, convirtiéndolo en museo o destinado a otra actividad cultural.
Imagen
Puedes escribir un titular.
Esta es la página principal. Puedes modificar este párrafo realizando diferentes operaciones con él, como por ejemplo, editarlo, moverlo, copiarlo, eliminarlo...
Imagen
Esperanza Iris en La Cuarta Plana 28 de Octubre de 1899
imagen
Esperanza Iris con Francisco Gavilanes.
imagen
Luisa Tetrazzini.
imagen
Virginia Fabregas
imagen
Virginia Fabregas.
imagen
Virginia Fabregas en obra de teatro.
 
Escríbeme
Para más información